Archivos Mensuales: mayo 2012

De Homofobia y Otros Demonios

El autor latinoamericano que más admiro es Gabriel García Márquez, uno de sus libros que más disfruté es Del Amor y Otros Demonios. Siempre que puedo utilizo ese título para hacer alguna declaración de lo que a mi juicio son demonios sociales.

Los que me siguen en tuiter saben que el tema de la homofobia es un tema muy sensitivo para mí. ¿Por qué?, a ciencia cierta no lo sé. Tal vez es porque está ligada a la sexualidad y a la libertad del individuo, cosas que para mí son básicas para la felicidad de un ser humano y a mi parecer la felicidad es el objetivo fundamental de esta vida.

Existen, a mi parecer, los siguientes personajes en el juego de la discriminación: el atormentado, los atormentadores, los poco importa, los fingidores y los alcahuete.

Atormentado: Obviamente es el sujeto de la discriminación. Puede optar por pelear o rendirse. Si pelea se convierte en héroe o mártir. Si se rinde: muere (hipotéticamente, claro está).

Atormentador: Todo aquel que victimiza. En este grupo a veces es difícil encontrar protagonistas. Muchas veces dicen frases como: “no tengo nada en contra de los gais pero…” o la clásica “todos somos hijos de Dios, pero Dios no quiere que fulanito haga esas cosas”. Empero, hay otros que  visiblemente demuestran su odio y rechazo, a esos les temo menos que a los primeros, pues se muestran claramente como son.

Poco importa: una palabra: omisión.

Fingidores: Estos son, muchas veces, peores que los atormentadores pues hacen ver como que les importa la lucha pero realmente no les interesa. Inclusive, podrían también ser parte de un grupo sujeto de discriminación.

Alcahuete: El alcahuete voluntariamente decide apoyar al atormentado. Con o sin causa. En este me incluyo.

Todos estos personajes se conjugan para dar paso al drama social que viven muchos hombres y mujeres de la comunidad LGBT en el mundo entero.

Personalmente lo que más me preocupa en torno a este tema es la ignorancia en la que vive mucha gente, en especial en Panamá. La falta de información en el tema de la sexualidad y la forma en que estos temas se manejan como tabú es impresionante, y peor aún los malinformantes, esos que insisten en decirle al mundo cosas sin sentido como que la homosexualidad es una enfermedad.

Mientras tanto, las ETS siguen propagándose, las menores de edad continúan embarazándose. Los homosexuales siguen siendo discriminados y ridiculizados, y sobre todo, el mismo montón de pseudo moralistas y algunos grupos religiosos que siguen oponiéndose a que en este país se eduquen adecuadamente en el tema de la sexualidad a niños y jóvenes.

La comunidad LGBT no busca  ni exige ‘respeto’, busca igualdad de derechos civiles, ellos también pagan impuestos.

Image

Dinámica Social Panameña

Hace unos días en un programa de televisión local presentaron una nota sobre el tipo de hombre que prefiere una mujer ‘del barrio’, conocidas en Panamá como racatacas y últimamente como chacalitas.

Producto de este reportaje noté el disgusto de muchos de los tuips que sigo (en Twitter), inclusive he notado que este tipo de programas tienen muchos detractores, y no sé si el rechazo se da por los temas que tocan o la forma en la que los exponen.

No pude ver la transmisión en vivo pero al día siguiente sí la pude ver la retransmisión, a continuación mis conclusiones:

  • Los hombres y mujeres ‘del barrio’ son parte de la cultura panameña y en todos los lugares del mundo existen
  • Aceptar y entender esto es parte de vivir en sociedad
  • Una mala exposición de los mismos, con connotaciones negativas, lleva al rechazo colectivo y a la segregación
  • Los medios de comunicación deberían utilizar esa ventana para enaltecer y exponer de forma positiva cada uno de los componentes que forman la dinámica social de Panamá

La historia de Latinoamérica es muy rica y diversa. Panamá nunca escapará de ser un lugar ‘de paso’, hemos y somos históricamente centro comercio internacional. Esto siempre ha traído foráneos que con el tiempo han dado paso a lo que es el panameño de hoy.

Sentirnos orgullosos de lo bueno que tenemos, tratar de educar y mejorar lo que no sea tan bueno es responsabilidad de todos, en especial de aquellos que cuentan con los recursos para llegar a más personas, los medios de comunicación.

Seamos divertidos sin llegar a ser burlescos. Seamos creativos sin llegar a ser amarillistas. Seamos honestos sin llegar a ser ofensivos